La osteopatía es una disciplina independiente de asistencia sanitaria que se basa en los principios extraídos de la fisiología, la anatomía, la embriología humanas y otras ciéncias biomédicas. Utiliza el contacto manual para el diangóstico y el tratamiento de los pacientes, y pone énfasis en la integridad estructural del cuerpo y en los mencanismos homeostáticos.

Organización Mundial de la Salud (OMS)

Según el documento "WHO Benchmarks for Training in Osteopathy" publicado por la OMS en 2010, la osteopatía (también llamada medicina osteopática "Se basa en el contacto manual para el diagnóstico y el tratamiento. Respeta la relación de cuerpo, mente y espíritu en salud y enfermedad; pone énfasis en la integridad estructural y funcional del cuerpo y en la tendencia intrínseca del cuerpo a la autocuración. Los practicantes de la osteopatía utilizan una amplia variedad de técnicas manuales terapéuticas para mejorar la función fisiológica y/o apoyar la homeostasis que haya sido alterada por la disfunción somática (estructural corporal), es decir, las alteraciones de la función de los componentes relacionados del sistema somático; las estructuras esqueléticas, artrodiales y miofasciales; y sus elementos vasculares, linfáticos y neurales asociados".

Para la OMS, "La práctica de la osteopatía es distinta de otras profesiones sanitarias que utilizan técnicas manuales, como la fisioterapia o la quiropráctica, a pesar de que algunas técnicas e intervenciones empleadas, puedan ser compartidas".

Norma Europea EN-16686:2015

A finales de 2015 se publicó la Norma Europea EN-16686:2015 sobre "Prestación de asistencia sanitaria en osteopatía" cuya aprobación fue publicada en el BOE de 21 Enero de 2016. Fué elaborada por el Comité Europeo de Normalización (CEN) formado en ese momento por representantes de 34 países y con la mediación del CEN/TC 414 "Services of osteopathy". La misma, especifica los requisitos y recomendaciones para la prestación de asistencia sanitaria, la dotación de instalaciones y equipos, la formación, y el marco ético para la buena práctica de la osteopatía.

En dicha Norma se establece que "la osteopatía es una disciplina sanitaria de primera intención y centrada en el paciente; que destaca la interrelación de estructura y función del cuerpo, facilita la capacidad innata del cuerpo para curarse a si mismo, y propugna un enfoque integral de la persona respecto a todos los aspectos de la salud y el desarrollo saludable, mediante la práctica del tratamiento manual. A los pacientes que optan por un tratamiento osteopático, tiene que garantizárseles la calidad y el estándar de cuidado sanitario que recibirán".

En la descripción de la osteopatía se especifica que "la práctica de la osteopatía utiliza el conocimiento osteopático, médico y científico para aplicar los principios de la osteopatía al diagnóstico y tratamiento del paciente", también que "el rigor científico y la práctica basada en la evidencia" son una parte importante de la misma. Además, define la osteopatía como "una disciplina independiente de asistencia sanitaria" y que "se basa en los principios extraídos de la fisiología, anatomía y embriología humanas y de otras ciencias bimédicas".